sábado, 8 de mayo de 2010

Hay que hacer más vídeos como éste

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
http://yoestoyalapuerta.blogspot.com/

Daniel Bosqued y el Centro de Producciones Multimedia de la Unión Adventista Española han realizado el vídeo “Toda la verdad en dos minutos”:





Conozco pocos vídeos como éste. Gran parte de los materiales impresos o audiovisuales que se producen en nuestra iglesia suelen presentar, según mi opinión, uno de los siguientes inconvenientes para su utilización evangelística:

1. Están dirigidos al “consumo interno”, a los propios miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Se asume que los destinatarios ya han aceptado algunas especificidades doctrinales de nuestra iglesia, algo que no sólo choca, sino que en general provoca rechazo o desinterés a la audiencia de otras convicciones.

2. Ofrecen un mensaje cristiano apto para el evangelismo, pero en ocasiones tan genérico que no llega a apelar a verdades fundamentales para el tiempo de hoy que otras iglesias no predican.

Este vídeo supera estas dos limitaciones, y además presenta unas cualidades que lo hacen ideal para su difusión por Internet:

- Es muy breve, lo cual constituye la garantía de que mucha gente lo verá. Muchos, al recibir un documento extenso, o bien directamente lo ignoran, o bien aplazan indefinidamente el leerlo o verlo.

- El título es llamativo. Suena pretencioso, sin duda; incluso provocador, como buen eslogan. Pero el propio vídeo asume esta apuesta “propagandística” y, una vez visto, el receptor sincero aprecia el deseo de autenticidad y comprueba que no hay pretensión de manipular.

- Técnicamente, está elaborado con originalidad y corrección.

- Ofrece de forma directa mensajes fundamentales para nuestro tiempo, algunos de ellos ignorados por la mayoría de los cristianos (la inexistencia del infierno, el descanso sabático…).

- Remite a un blog en el que se pueden hacer comentarios sobre el vídeo:

http://todalaverdaden2minutos.blogspot.com/

En cuanto a este punto, sería ideal que el blog ofreciera una exposición breve y didáctica de las ideas presentadas en el vídeo, en la que se diera respuesta bíblica a algunas de las objeciones que, previsiblemente, presentarán algunos lectores. Creo que la evangelización por Internet debería responder a un plan basado en tres niveles:

1) Un “gancho” que atraiga la atención del internauta (vídeo o presentación muy breve).

2) Una exposición, también resumida, pero más amplia, de las ideas principales (vídeo más extenso, o textos).

3) Un conjunto de materiales de profundización bíblica. Esta parte no es necesario que la elabore el autor del “gancho”, sino que puede consistir sencillamente en una selección de enlaces a webs donde se exponen las verdades bíblicas. Una de las ventajas de Internet es que, al entrar en diálogo con los internautas, disponemos de infinidad de recursos ya elaborados por otros que pueden dar respuesta a las preguntas que se nos plantean. La cuestión es tenerlos disponibles (ver Una red de activistas del evangelio).

También convendría que en el blog se pudiera hallar una dirección electrónica del autor para aquellos que quisieran ponerse en contacto personal con él y no mediante un comentario “público”.

Hay vídeos o presentaciones que nos llegan al correo electrónico y que nos agradan, nos conmueven, nos hacen reír o nos sorprenden, por lo que a veces los compartimos con nuestra lista de contactos. El gran reto del evangelismo por Internet consiste en elaborar materiales que consigan suscitar tal interés que quienes lo reciban se sientan animados a compartirlo con otros.

Para ello es necesario conocer los códigos de comunicación de nuestra sociedad. Un vídeo de un predicador hablando durante 50 minutos difícilmente llamará la atención a alguien que previamente no esté convencido de tal mensaje. Hay mil recursos pocos explotados en la comunicación de las grandes verdades: la dramatización, el humor, el tratamiento periodístico…

La Asociación General ha abierto en Youtube el canal Adventists about Life, en el que va insertando breves vídeos sobre temas de actualidad. En este caso las grabaciones llevan una discreta referencia a quién los produce. Pero esta producción de recursos audiovisuales no debe dejarse sólo en manos de instancias oficiales de la iglesia.

Hoy en día hay en las iglesias infinidad de jóvenes con ganas de hacer algo por dar testimonio de su fe, pero ni les atraen los métodos convencionales ni creen que vayan a resultar efectivos. Entre estos jóvenes no pocos tienen conocimientos y práctica en el uso de medios audiovisuales e informáticos, otros vocación creativa, otros ganas de colaborar en un proyecto ilusionante… Cada sociedad de jóvenes adventistas podría contar al menos con un grupo de trabajo permanente orientado a la evangelización por Internet, que implicara a unos cuantos o incluso a todos los jóvenes.

Convendría partir de aquellos asuntos que interesan a la sociedad actual, y considerar de qué modo podemos, a través de ellos, comunicar el mensaje de esperanza. Durante mucho tiempo se ha recurrido a temas como la salud o la familia para iniciar el proceso de evangelización. Pero existen muchos más, poco explotados, que están presentes en los debates de la sociedad y los medios de comunicación, y sobre los que los ciudadanos a veces opinan sin saber y en ocasiones quieren conocer más: la situación de las mujeres, el medio ambiente, el trato hacia los animales, la educación (incluyendo el sistema educativo), la guerra, la libertad religiosa y de conciencia, el ecumenismo y el diálogo interreligioso, el esoterismo, la historia, la sexualidad, el poder, el institucionalismo, las relaciones iglesia-estado o religión-política, el ateísmo, el agnosticismo, el consumismo, los deportes-espectáculo, el cine, la literatura, el arte…

No es cuestión de plantear de forma simplista: “Sé que este tema te preocupa; pues bien, la Biblia dice esto sobre él”, sino de presentar un análisis riguroso sobre un problema o debate actual, abriendo la posibilidad a una interpretación que a muchos podrá sorprender. Hay muchos asuntos sobre los que la Biblia ofrece enfoques que a muchas personas (que asocian el Gran Libro a formas de pensar y de vivir rancias y distorsionadas) les pueden resultar inesperados y liberadores. Si encontramos formas de romper los prejuicios, llegaremos a gente que se interese por su mensaje.

Para producir materiales de calidad es necesario, además de la disposición y motivaciones de las personas implicadas, partir de un guión bien elaborado. En cuanto a este punto, no sólo cuentan la originalidad y la creatividad, sino que ha de haber rigor en los contenidos. Quizá un grupo de trabajo cuente con lo primero, pero no lo segundo. La ventaja de vivir en una sociedad de la información y la comunicación es que se puede trabajar en red, de modo que en el proceso de elaboración del guión los creadores pueden documentarse ampliamente. Ahora bien, gran cantidad de los contenidos presentes en la red no son rigurosos; precisamente gracias a Internet se han multiplicado en nuestras iglesias las exposiciones disparatadas sobre los asuntos más variados, pues hay hermanos que creen todo lo que encaja con los esquemas doctrinales o proféticos previamente asumidos. Por eso lo ideal es que los creadores de un recurso se pongan en contacto con otros hermanos que tengan formación y conozcan bien el tema que les interesa (salud, teología, política, religiones, derecho…). Hoy en día el asesoramiento se puede recibir a través de Internet, y mediante un trabajo en equipo se pueden realizar materiales de calidad aptos para su difusión masiva.



No hay comentarios:

Publicar un comentario