jueves, 29 de diciembre de 2011

¡Despertad!: Unidos seremos relevantes

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)

http://yoestoyalapuerta.blogspot.com/

En Protestante Digital se puede escuchar una
entrevista al escritor evangélico Mario Escobar, y leer un resumen de la misma, que reproducimos a continuación. Escobar acaba de publicar el libro ¡Despertad!, en el que ofrece un diagnóstico del mundo protestante en España y aporta varias ideas para ser “luz y sal” en la sociedad actual. Considero que las palabras de este autor se pueden aplicar perfectamente a la Iglesia Adventista española y a su misión.

Escobar nos invita a reflexionar sobre las posibilidades que la sociedad actual nos ofrece para dar testimonio (ver también
Una red de activistas del evangelio). Además de presentar al mundo nuestro mensaje distintivo, podemos actuar en coordinación con otros colectivos para defender causas justas que son una exigencia del evangelio. Jonás Berea.



*********************


Ante una “encrucijada histórica” como la que enfrenta este país en la actualidad, el pueblo evangélico “debe unirse para reivindicar sus derechos hacia una mayor igualdad”. Esta es una de las ideas que defiende el escritor Mario Escobar Golderos en su última publicación, un ensayo titulado ¡Despertad! editado por Noufront. […]


CONTRA EL “GUETO” EVANGÉLICO

Escobar explica su visión del mundo evangélico en España. ”Por desgracia el pueblo evangélico se ha conformado a ver que sus iglesias se llenaban más o menos con la inmigración. Eso le ha hecho adormecerse en la misión de predicar”, apunta el escritor.

Al mismo tiempo, explica, la vivencia evangélica se ha hecho “personalista” hasta el punto de casi desaparecer del ámbito público, en parte por culpa de la ocultación obligada de la fe durante gran parte del siglo XX.

“Por eso nos cuesta participar en la sociedad”, añade Escobar, y parece “que lo que hacemos pasa desapercibido para la sociedad, y sólo podemos ser sal y luz si estamos en el sitio donde Dios nos ha puesto. Debajo de la mesa no podemos cumplir la misión de Dios”.

Para salir de esto, hay que comenzar “por despertar”, siendo una iglesia que sepa acercarse, ya que “está muy separada de la sociedad secular”. “Tenemos que aprovechar –agrega Escobar– lo que tenemos en común con la sociedad” para dejar nuestra impronta: la historia, la literatura o las artes son cosas “que podemos compartir”.


ACTUAR CON VALENTÍA

Pero ¿cómo salir “afuera” y ser relevantes en la sociedad? En ¡Despertad!, Mario Escobar apunta varias propuestas.

“No somos conscientes a veces de nuestro potencial”, dice el escritor. ”La capacidad que tenemos, de nuestra juventud, de los ministerios que realizamos. Y nosotros nos vemos pocos, incapaces, sin mucha fuerza”. Por tanto, primero lo que necesitamos es un cambio de actitud y mentalidad.

“No debemos conformarnos. Tenemos que potenciar desde las iglesias que las personas estén haciendo literatura, películas”, añade Mario Escobar, que rechaza el concepto de “arte cristiano” para abrazar la idea de “arte hecho por cristianos” como forma de llegar a la gente en su lenguaje.


MÁS PARTICIPATIVOS

Además, apunta a un cambio en las instituciones evangélicas para que se vuelvan más activas en la vida social y política del país. “En 2011 ha habido un revulsivo para muchos. Lo que ha pasado en Barcelona o en Madrid –con las licencias de los lugares de culto– ha hecho que las instituciones se movieran más”, explica Escobar.

Por otra parte se está dando un crecimiento notable en las iglesias que no se ve reflejado en las instituciones, que en su opinión “siguen movidas por un pequeño grupo de personas”. Escobar propone “que las organizaciones escuchen a los cristianos 'de a pie'. Que se cuente más con el cristiano de base, que tiene una opinión y quiere participar en las instituciones”.


UNA LABOR QUE HACER

La necesidad siempre es oportunidad, y como evangélicos éste podría ser un motor. “Siempre que un colectivo como el nuestro, con una base profunda, se pone en marcha, pasan dos cosas”, apunta el escritor. “Lo primero es que van a cambiar cosas en la sociedad, se nos tomará en cuenta como colectivo. Pero en segundo lugar también sufriremos una oposición, porque hay intereses mediáticos, religiosos o políticos que prefieren un pueblo evangélico dormido”.

“Un pueblo evangélico más activo podría suponer cambiar realidades a las que nos hemos conformado, como el espacio público cerrado a las iglesias, normas distintas para abrir un lugar de culto, o los privilegios de algunos. Esto iría cambiando, se rompería el status quo. Pero creo que a la larga sería positivo para toda la diversidad religiosa en España”, concreta Escobar.

La labor en la sociedad comienza por darse a
conocer. “Sigue habiendo mucha gente que ignora lo que somos. No hemos hecho demasiada pedagogía. Ahora tenemos medios de comunicación, vamos escribiendo muchos tipos de libros, editoriales que surgen con un enfoque más secular. Estos medios nos permitirán acercarnos a la gente, y así se quitarán susceptibilidades. Los protestantes seguimos siendo asociados a grupos sectarios”.

A través de este conocimiento “se facilitaría que pudiéramos transmitir nuestro mensaje, porque quien desconfía del mensajero no recibe le mensaje”.


EJEMPLO A SEGUIR

El 31 de octubre las iglesias evangélicas en España celebraron el Día de la Reforma. La figura de Lutero es, para Escobar, un buen ejemplo a seguir para saber cómo actuar en nuestros días.

Lutero “tuvo la valentía de denunciar las indulgencias cuando vio que detrás había un poder económico. Fue un despertador de conciencias porque gracias a sus escritos, a los pasquines que se distribuían por Europa, levantó a una Europa dormida”. Gracias a su obra “el hombre europeo encontraría que tenía una fuerza mayor de la que pensaba”.

Mario Escobar anima al pueblo evangélico a contagiarse de esa “visión profética” de la vida de Lutero que le llevó a enfrentarse a los poderes de su tiempo “sin temor a perder su posición y aún arriesgando su vida. Denunció lo que estaba mal en la sociedad, en la iglesia, lo hizo con valentía, y además acercó la Biblia al pueblo, ya que tradujo la Biblia al alemán popular, para que lo pudieran entender plenamente”.


LA SITUACIÓN POLÍTICA ACTUAL

Escobar entiende que, con el Partido Popular formando Gobierno con mayoría absoluta, será complicado que haya avances en cuanto un desarrollo de la ley de libertad religiosa que el anterior Gobierno dejó aparcada.

“A nadie se le escapa que el PP es un partido con una buena mayoría católica, que históricamente tienen una gran sintonía. No espero un retroceso, pero sí un mantenimiento de lo que hay, que es injusto, y un retraso indefinido de una ley de libertad religiosa”, apunta Escobar.

Además es posible “que la presión crezca” sobre los evangélicos “con la idea de parar las libertades de las minorías religiosas, enfocándose en el Islam”, advierte.

[En la
entrevista completa Escobar desarrolla la idea de que los protestantes debemos hacer nuestra aportación en la consecución de un estado auténticamente laico, eliminando el confesionalismo y los privilegios de la iglesia históricamente dominante, y añade: «Estamos en una encrucijada histórica como país, y creo que es una oportunidad para todos que unidos podamos cambiar algunas realidades de nuestra sociedad, no sólo con respecto a la libertad religiosa, sino con respecto a otras áreas. […] Es un buen momento para que unidos, y más unidos que nunca, podamos reivindicar nuestros derechos como colectivo e individuales, hacia una mayor igualdad, y que por fin en España suceda, después de tantos siglos de persecución, una verdadera transición religiosa que haga que no haya ciudadanos de primera y de segunda clase». JB]


¡DESPERTAD! Y OTROS PROYECTOS

El escritor finaliza su entrevista hablándonos de futuros proyectos. Entre ellos una nueva novela titulada Exterminio, retrato de la colonización de América; y en segundo lugar una biografía sobre Winston Churchill.

De momento, es posible adquirir ¡Despertad!, de Mario Escobar Golderos, que ha sido publicado por Ediciones Noufront y por lo tanto está disponible para su compra en la tienda online
www.noufrontstore.com.



13 comentarios:

  1. Interesante análisis. Coincido en casi todo con lo expresado por su autor.
    Por cierto, los adventistas necesitamos DESESPERADAMENTE despertar y estar unidos en la fe.
    Solo deberíamos despegarnos de la acción política y enfocarnos en el servicio al prójimo (salud, familia, educación, alimentación correcta, etc.)y la proclamación de nuestro mensaje distintivo por medio de libros, revistas y folletos.
    Bendiciones en Cristo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Willy Grossklaus: Si por "acción política" entendemos el buscar la aprobación de los poderosos del mundo (una tendencia que a veces se da en nuestra iglesia), o entrar en las luchas partidistas, estoy de acuerdo en que hay que rechazar la política. Ahora bien, creo que los adventistas tenemos un mensaje importante que dar al mundo respecto a la dignidad de las personas, los derechos humanos, la salud pública, la libertad religiosa, las libertades civiles en general, etcétera, y debemos asumir ese compromiso evangélico, aunque a algunos les produzca cierto pavor al entender que son asuntos “políticos”.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo que responde Jonás está en la línea, justamente, del artículo de cabecera. Que a lo que llama es a dejar de ser una iglesia-burbuja para implicarnos, siempre desde una óptica bíblica, en los problemas que interesan a la gente.

    Un fraternal saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy interesante la entrevista, el análisis y los comentarios expuestos. Lo que sucede es que lo veo muy difícil, por parte de las iglesias, de todas las iglesias (adventistas y no adventistas)que lo pongan en práctica. La teoría es muy bonita y suena bien. Pero se queda en eso, en pura retórica llena de buenas intenciones. Sin embargo, la realidad, la triste y lamentable realidad, nos muestra y demuestra, a través de la historia, que las iglesias, católicas y protestantes, incluyendo, obviamente, a los adventistas, nacieron, crecieron y se desarrollaron con métodos poco cristianos, nada humanitarios y aprovechando los sistemas y regímenes dictatoriales, razistas y genocidas de muchos gobernantes en paises africanos, centroamericanos y asiáticos. ¿Cómo le vamos a pedir a las iglesias, a la iglesia adventista, que cambien, si su existencia se fundamenta, precisamente, y por ello perduran en el tiempo, en nadar y guardar la ropa?. La Iglesia, todas las iglesias, adolecen de la misma enfermedad, caminar, caminar siempre un pasito atrás de la sociedad. La prodencia, el silencio, cuando no la complicidad, ante las injusticias del mundo, lejano o cercano, y la cobardia, son y han sido siempre sus señas de identidad. Quien desee conocer la historia de la iglesia adventista, contada en un libro publicado por la Asociación General en 1956, se le pondrán los pelos de punta. Y que conste que hablo de las Iglesias a nivel de institución. Los miembros, como siempre, los habrá maravillosos, sencillos e incautos. Pero los dirigentes son harina de otro costado. ¿El problema?. El dinero. Sin dinero no se hace ni se sostiene nada de nada. Un cordial saludo y que Dios reparta confianza, salud y sabiduria a todos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario, Anónimo, pero lo encuentro lleno de generalizaciones e imprecisiones, sin que realmente aportes ni un dato que apoye lo que, respetablemente, opinas, ni siquiera el título del libro que mencionas. Saludos en Cristo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que Anónimo dice cosas realistas, por más que nos duelan. Nuestra iglesia, como institución, se muestra acomplejada frente al mundo. Quizá porque piensa que, de ser más valiente, tendría más que perder (dinero, poder...) que ganar (almas, pese a ser esta su misión).

    Sin embargo, no creo que en sus comienzos fuera así. Por eso estoy de acuerdo con Jonás en que Anónimo debería precisar y documentar más sus críticas.

    Un fraternal saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Generalizaciones e imprecisiones?. Apreciado Jonás Berea, te recomiendo que leas, estudies e investigues cómo se formó la iglesia adventista en África. Concretamente en Rodhesia, la actual Zimbabue. Imagino que sabrás porqué el antiguo nombre de ese territorio africano, en manos de los ingleses en la época victoriana del siglo XIX, se llamaba Rodhesia. Procede del nombre de un aventurero inglés, que sin escrúpulos y despreciando los más elementales derechos humanos de los africanos, se apoderó, a balazo limpio, de lo que hoy se conoce como Zimbabue, Sir Cecil John Rhodes. Pues bien, el sanguinario, aventurero y traficante de negros primero, luego se dedicó a las minas de diamantes, recibió en su palacio de gobierno a los primeros adventista, recién llegados de Norteamérica (la que eliminó a los indios con la Biblia en una mano y un fusil Winchester en la otra) para regalarles cuantas tierras necesitaran con el fin de construir iglesias, escuelas, hospitales y todo cuanto fuera necesario para establecerse en el país y pacificara, domesticara y aborregara a los negritos rebeldes. Y mientras esto sucedía, es decir, mientras los adventistas se apropiaban de tierras, minas de diamantes (el primer adventista, un emigrante inglés, consiguió, com métodos poco ortodoxos, ser uno de los mayores exportadores de diamantes de la época) los negritos se morían de hambre. Sin tierras, sin trabajo (los que trabajaban en las minas cobraban poco y no tenían ningún derecho laboral ni humano)y viviendo como esclavos al servicio del imperio británico. Y los adventistas, los de Rodhesia y Norteamérica no decian ni pio ante tantas injusticias. Así se formaron siempre las iglesias (católicas, protestantes y adventista)aprovechando la complicidad del poder, de cualquier clase de poder, para predicar una tierra nueva y un cielo nuevo, mientras ellos, los dirigentes, se enriquecian, vivian como reyes y callaban como cómplices de una injusticia que clamaba, y sigue clamando, al cielo. Otro dia hablaremos de cómo se formó la iglesia adventista en la República Dominicana con el dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina. De México y otros paises de la zona. Lo dicho, las iglesias, todas las iglesias, incluyendo a la iglesia adventista, les gusta nadar y cuidar la ropa. Por ello, creo, les va tan bien. No espiritualmente, como les pasa a las demás iglesias, pero sí económicamente. Cordiales saludos y que Dios reparta confianza, salud y sabiduria a todos.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, ahí vas precisando un poco más, aunque no vendrían mal algunas referencias a las fuentes sobre esa información. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Lamento confesar que el libro, donde aparece toda la información acerca de los comienzos de la Iglesia Adventista en África, Centroamerica, Sudamerica y otros paises, lo presté hace muchos años, y como pasa cuando prestas un libro, lo perdí. Pero los datos están ahí, en la historia y en las posibles fuentes de internet. Como pequeño botón de muestra, ya que he intentado por diversos medios encontrar el citado libro sin resultado alguno, pongo un enlace de la misma iglesia adventista. Al final del párrafo donde cita los trapicheos de los adventistas con el dictador inglés, Cecil John Rhodes, trata de justificar la mala praxis del pastor encargardo de la operación, desautorizando la aceptación de los inmensos terrenos regalados por el paranoico hombre fuerte de la entonces Rhodesia. Pero no es creíble. La historia que yo leí contada por la misma Asociación General, no dice nada de nada contra el regalo de los terrenos a los primeros adventista que se establecieron en Sudafrica. Lo que sucede es que, pasado el tiempo, como el caso de los adventistas alemanes que dieron y aprobaro la llegada de Hitler al poder, ahora quieren ser más papistas que el Papa, referente a los derechos humanos y demás. De eso nada. La historia es una sombra que nos persigue y, en muchos casos, nos enseña quienes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Un cordial saludo y que Dios reparta confianza, salud y sabidur´´ia a todos.
    http://text.egwwritings.org/publication.php?pubtype=Book&bookCode=TM&lang=es&pagenumber=526

    ResponderEliminar
  10. Un poco más de enlaces informativos donde aparecen nombres y apellidos de los primeros adventistas en Rhodesia. Prometo no volver con el tema. Quien desee saber más, que busque en internet u otros medios, que no se quedará nunca corto.
    http://www.unadventista.org/index.php?option=com_content&view=article&id=106&Itemid=198

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por las aportaciones, son muy interesantes. Y puedes intervenir cuando quieras, con este tema o con otro. Considero que es imprescindible hacer una lectura completa y crítica de nuestra historia, si no queremos incurrir en los errores del pasado. Y me temo que, en general, no sólo no hacemos esa lectura, sino que tampoco aprendemos la lección... Así lo expresé en este artículo:

    http://yoestoyalapuerta.blogspot.com/2010/09/la-iglesia-adventista-y-los-derechos.html

    En cuanto al primer enlace (egwritings), hay que aclarar (por si algún lector se despista) que al principio remite a un libro de E. White, pero el texto que sigue no es de ella, sino una contextualización para comprender esas páginas.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias a ti, Jonás, por aclarar y aclararme, que el enlace que remite a un libro de E. White, no es de ella, sino que es una contextualización para tratar de explicar, o justificar, lo que sucedió con los primeros adventistas en Sudáfrica, es decir, en Rhodesia. Ya me parecía a mi...
    Y aprovechando tu comentario e invitación, cosa que agradezco sinceramente, a participar en tu blog, voy a poner otro enlace relacionado con el tema de Rhodesia, donde, al parecer, un biznieto de Peter Wessels, el que negoció y obtuvo los inmensos terrenos completamente gratis en la entrevista con el pistolero y ladrón inglés, Cecil John Rhodes.
    Hay que tener presente, que el lejano familiar que obtuvo tan suculento regalo, mientras los negros vivían como esclavos y en la más absoluta miseria, relata la historia contradiciendo la cita donde se pretende hacer creer que la Asociación General lo desaprobó. No fué así. Y el relato lo confirma perfectamente. Saludos y que Dios reparta confianza, salud y sabiduría a todos.

    http://www.sdadefend.com/Ad-history/P-Wessels.htm

    ResponderEliminar
  13. He tenido ocasión de leer completo el libro de Mario Escobar que se resume en este artículo. En él se recoge un manifiesto que el propio Escobar publicó en junio de 2011, y que puede leerse aquí:

    http://www.protestantedigital.com/ES/Blogs/articulo/2856/Manifiesto-a-los-protestantes-espanoles

    En conjunto lo veo interesante, aunque encuentro que hay algún punto peligroso, como el 6, donde plantea exigir una equiparación con la Iglesia Católica en cuanto a la presencia en los medios públicos (cuando lo correcto sería que en esos medios no hubiera contenidos doctrinales o ceremoniales, pero sí informativos, y en tal caso con equidad); también habla de "crear un comité de defensa de la fe evangélica que denuncie abusos y disponga acciones legales ante las discriminaciones en este ámbito", algo que suena demasiado a las "ligas antidifamación", que -entiendo que la experiencia así lo ha demostrado- las carga el diablo.

    ResponderEliminar